Garcimolina contra la violencia de género


El estudio “Mujeres mayores de 65 años víctimas de violencia de género” ha sido
promovido, impulsado, financiado y supervisado por la Delegación del Gobierno para la
Violencia de Género en cumplimiento de las medidas establecidas en el Pacto de Estado
en Materia de Violencia de Género, más concretamente, la medida nº 136 del Informe de
la Ponencia del Senado que insta a “realizar estudios sobre la situación de las mujeres
mayores de 65 años que sufren violencia de género y preparar recursos adaptados a
ellas”.

El estudio ha sido realizado por Cruz Roja Española con el apoyo de la Universidad Carlos III
de Madrid. El objetivo principal de este estudio es analizar la situación de las mujeres mayores de 65
años víctimas de violencia de género, evaluando los factores que determinan su especial
vulnerabilidad, con el fin de aportar información que permita diseñar medidas y
actuaciones que contribuyan a la detección de los casos y faciliten el acceso de las
víctimas a recursos especializados. Las mujeres mayores experimentan la discriminación de
género en mayor medida que las mujeres jóvenes, y la discriminación por edad en mayor
medida que los hombres mayores. Esta doble discriminación está en la base de la
invisibilidad de la violencia de género contra las mujeres mayores.

La metodología del estudio ha combinado el enfoque cuantitativo y el cualitativo. Para la
parte cuantitativa, se ha realizado una entrevista con una muestra representativa de las
mujeres mayores de 65 años víctimas de violencia de género atendidas en el Servicio
ATENPRO (Servicio telefónico de atención y protección para víctimas de la violencia de
género), se han realizado 245 entrevistas segmentadas por Comunidad Autónoma. Para la
parte cualitativa se han realizado 19 entrevistas cualitativas en profundidad semiestructuradas.
El principal activo de este estudio es que se trata de un estudio de ámbito estatal en el que
han participado mujeres mayores de 65 años -de distintos tramos de edad- y residentes en
entornos urbanos, semi-urbanos y rurales

RESULTADOS PRINCIPALES

1- Características sociodemográficas de las mujeres entrevistadas
El 98% de las mujeres mayores de 65 años atendidas por el Servicio ATENPRO que han
participado en el estudio, tienen nacionalidad española. Su nivel de estudios es mediobajo (el 9% nunca han estado escolarizadas y el 61% han realizado estudios primarios) y la
mayoría de las mujeres entrevistadas están divorciadas (52%) o separadas (27%). El 97%
tienen hijos o hijas. El 67,6% viven solas. El 70% han vivido 21 años o más en el mismo lugar. El
60% residen en una ciudad pequeña, municipio rural o aldea aislada; el 27% en una ciudad
mediana o en un entorno periurbano y el 13%, en una ciudad de más de 500.000
habitantes. Casi la mitad de los hogares a los que pertenecen las mujeres que han
participado en el estudio se encuentran en situación de privación material severa (47%). El
dato para las mujeres mayores de 65 años en la población general es del 3,5%.

2- Violencia sufrida
La violencia de género muestra una larga trayectoria en una parte importante de las
mujeres entrevistadas: el 40% ha sufrido violencia durante más de 40 años y el 27% ha
estado sufriendo este tipo de violencia entre 20 y 30 años. En cuanto a la relación entre la
violencia y determinados acontecimientos vitales, el 78% asocian episodios violentos con el
matrimonio, el 30% con el noviazgo y el mismo porcentaje con el nacimiento de los hijos e
hijas.

Violencia física: el 78% de las mujeres entrevistadas manifiestan que, a lo largo de su vida,
el maltratador les ha propinado empujones, y/o las ha sujetado o tirado del pelo. Un 75%
dicen que han sido abofeteadas o que les han arrojado algo para hacerles daño. El 63%
señalan que han sido golpeadas con el puño o con algún objeto. El 50% refieren haber
recibido patadas, o haber sido arrastradas por el suelo.

Violencia sexual: el 56% de las mujeres entrevistadas afirman haber mantenido relaciones
sexuales contra su voluntad, porque tenían miedo de lo que el maltratador les podría
hacer si se negaban. El 30% han referido verse obligadas a realizar prácticas sexuales que
les resultaban degradantes o humillantes.

Violencia económica: seis de cada diez señalaron que el maltratador les impedía tomar
decisiones relacionadas con la economía familiar y/o realizar compras de forma
independiente, el 55% indicaron que no recibían dinero para los gastos del hogar, el 41%
dijo que él se apropiaba de su dinero y el 34% que no la dejaba trabajar o estudiar fuera
del hogar.

Violencia psicológica: casi 8 mujeres de cada diez manifestaron que el maltratador las
ignoraba y las trataba con indiferencia de forma frecuente, que insistía en saber dónde estaban en cada momento y que intentaba impedirles que viesen a sus amigos o amigas, o que se relacionasen con su familia.

El miedo es una emoción mayoritariamente presente entre las mujeres encuestadas (98%).
El 53% manifiestan tener miedo “siempre y constantemente”, en tanto que un 16% lo
experimentan “de vez en cuando”.

3- Violencia de género e hijos: el 70% de las mujeres señala que sus hijos e hijas han
presenciado algunas de las agresiones sufridas, y tres de cada diez indican que también
fueron víctimas de agresiones, insultos, menosprecios e intimidaciones.

4- Las razones por las que las mujeres entrevistadas refieren haber permanecido en la
relación de pareja con el maltratador son diversas: el 35% admitieron haber tenido miedo a
que las mataran y el 13% señala que no se admitían denuncias por este motivo. Un 32%
manifiesta que lo hizo por sus hijos e hijas.

Puede consultarse el estudio completo en:
https://www.violenciagenero.igualdad.mpr.gob.es/violenciaEnCifras/estudios/investigaciones/201
9/estudio/Estudio_VG_Mayores_65.htm