Cuando de aquí me vaya

Cuando de aquí me vaya
que no me llore nadie,
aunque hay algunas cosas
que puede que si lloren.

Yo se que han de llorar
las plantas de mi balcón,
que no habrá quien las..
riegue con tanto amor.

Y muchas otras cosas
que sentirán dolor,
son las de mi cocina
y las de mi comedor.

Porque con todas ellas
ya son setenta y tantos,
de compartir con ellas
lo bueno y lo malo.

¡Y el papel de la pared!
Muchos años me ha mirado
y ha compartido conmigo
si he reído o he llorado.

Más fuerte ha de llorar
lo de mi habitación,
¡Y mucho más la mesa
de mi ordenador!

Y ya estoy preparada
para echar a volar,
y el ángel de la guarda
que me venga a esperar.

14/02/2007
Carmen Muñoz

error: El contenido está protegido