SALVE A NUETRA SEÑORA DE SANTERÓN

DIOS TE SALVE VIRGEN PURA

reina del cielo y la tierra
madre de misericordia
de gracia pura inmensa
vida dulzura quien vive
toda la esperanza nuestra
A ti, reina, suspiramos
gimiendo y llorando penas
en aqueste triste valle
de lágrimas y miserias
ea, pues, dulce señora,
madre y abogada nuestra
esos tus hermosos ojos
a nosotros siempre vuelvan
y Jesús, fruto bendito,
de su vientre hermosa perla.
Después deste destierro
en el cielo nos demuestras
! oh, elementísima Aurora!
! oh, piadosísima Reina!
! oh, dulce Virgen María!,
por nosotros a Dios ruegas
para que seamos dignos
de alcanzar la gloria eterna.

DESPEDIDA

Adiós reina del cielo
Madre del Salvador
adiós, oh madre mía!
Adiós, adiós, adiós.

Adiós reina del cielo
Madre del Salvador
du1ce prenda dorada
de mi sincero amor.

De tu divino rostro
la belleza dejad
permitidme que vuelva
tus plantas a besar.

A dejarte, oh María,
no acierta el coraz6n,
te lo entrego, señora,
dame tu bendici6n.

Adiós, oh madre virgen
más pura que la luz
jamás, jamás me olvides
delante de Jesús.

Adiós Hija del Padre
Madre del hijo, adiós
Del Espíritu Santo
Oh casta esposa, adiós.

Adiós del cielo encanto
mi delicia y amor.
Adiós madre mía.
ADIÓS, ADIOS, ADIOS.

error: El contenido está protegido